Los dueños deben retirar los excrementos y evitar lo orines en las fachadas de edificios y mobiliario urbano.